Ir al contenido principal

Es tan necesario comprender




LA FANTASIA DE LA OCCIDENTALIZACION
POEMA DE CARLOS LOPEZ DZUR
«Desde hace 2 mil años, Ucrania ha sido el cruce de caminos
entre oriente y occidente, entre el norte y el sur, un punto
de encuentro de rurikidas, eslavos, godos, magiares, visigodos,
helenos, ostrogodos, tártaros y cosacos»:

Alberto Betancourt Posada


Mira esta fantasía de la clase media
y la derecha nacionalista, hoy tan pro-occidental
como el mediocre Eichman que describes, Hannah.
En aquellos años de Hitler, el modelo fue el mismo.
Y la Solución final se nutrió de la prisa,
no a comprender y sí al que peticiona
hacer borrón y cuenta nueva
ante ese mal llamado Tercer Mundo.
No querido, tan odioso.

Mira hacia Rosa Luxemburgo, ve lo fugaz
de su vida iluminada, asesinada por amar
el precepto «Es necesario comprender»
y hacerlo en la base de cualquier dirigencia,
en la calle, si es preciso, con los más humildes,
aprender el dolor revolucionario; es tan necesario
comprender / para amar / y paciencia.
Mala suerte, Rosa, mala suerte, Hanna,
En 1919 sólo había prisa por asesinarte,
Rosa. Incomprenderte Hanna.

Mira hacia Ucrania y la Unión Europea
que encandila a masas que no tienen
discurso, sólo la prisa. En nada
interesa a dirigencia alguna
cómo sientan. Son avanzadas xenófobas,
ultraderechas, y comprender cómo
dos poderosas oligarquías enriquecidas
por privatizaciones postsoviéticas,
echan suerte sobre el manto sangriento
no importa... No son las prioridades.
Rosa Luxemburgo, estamos ante un mundo
que no quiere comprender.

Y, en la dureza de los días,
cuando ya no existen los valores ortodoxo-eslavos
de otros días ni respeto por la Santa Rusia
a las a orillas del Dnieper,
una masa de ucranios emigra y gana
su pan en la industria de construcción.
Va lejos, hasta en Alemania se meten,
o hasta en su prisa arriban a los invernaderos
de Andalucía y las hembras / porque ya no hay gente
como tú, Rosa Luxemburgo, dominada
por la sed de comprender, se reclutan
en redes de prostitución que cunden
por toda Europa

La fantasía de la occidentalización
la animan los neo-nazis,
quienes nunca han creído en una ciivilización común
y compartida, en comprender para que se preserve
la decencia... Son divisores que, desde Ucrania,
conspiran contra una comunidad de valores
que facita convivir como un solo pueblo.
¡Pobre de Ucrania, Rusia y Bielorrusia!
están en la encrucijada de una occidentalización
tan frívola, macabra, contraproducente.