Ir al contenido principal

Eduardo Hidalgo escribe aqui



De “Un hombre que cae está enfermo de gravedad”
Livia Díaz

"El poema es un pequeño objeto de artesanía." Es el poeta un obrero, un artífice, un creador... "y a la vez, jugando con la idea de la Autotomía--la automutilación de la que nos hacemos objeto al quitarnos el poema, al escribirlo, al poner el punto final---, sabemos que nos crecerá otro y otro y otro y eso nos vuelve obreros".

Así trabaja la visión, los ángulos, desde el sillón rojo. Las palabras las mismas en orden distinto, en donde observa el poeta Eduardo Hidalgo y que está escribiendo a lo largo de los años. Ayer estaba en Chiapas presentando un libro. Otro canto al hombre que no tiene remedio: Yo. -Me lo dice en entrevista y en poema:

Desde una rama de aire
la idea
de mi muerte
me observa

Eduardo Hidalgo (Huixtla, Chiapas, 1963). Es poeta y narrador. Ha merecido  el Premio Estatal de Poesía Ydalio Huerta Escalante, el Premio Regional de Poesía Rodulfo Figueroa y el Premio Sureste de Poesía Roberto López Moreno. Su penúltimo poemario es Terminará en Lágrimas (2008).

Ya ganó, ya le publicaron "por fin." Terminó de presentarse su libro ayer en Chiapas. Yo le digo, él dice. Todos escuchamos:

En "Eco negro" (blogger), entre otros lugares, escribe:
“¿Me dan risa las mujeres que “se mueren” por mí". Y después lanza una amenaza: …"En el 2013 habrá gran actividad solar. La palabra se verá amenazada por cierto amor excesivo profesado por la estrella de esta historia. Arderá en muchos puntos del planeta. Muchas cosas se romperán a causa de eso.
En nuestra infancia inquisitiva nunca imaginamos, cuando nos preguntábamos por el futuro, separados, lo que se dice ahora del 2012, del 2013. Pero qué importa: estaremos juntos. Este día es glorioso porque te sé dormida en nuestra cama. Más tarde vendrás a mí con el reclamo, tú sabes, de esta ínfima separación. No importa, te digo: estás viva y el sol aún no quema nada, y no se rompe nada más que el silencio." Y añade la etiqueta (tag) "Incéndiase en caso de ruptura."

El poeta escribe del El hombre que cae, y en su libro, cobra vida. En diferentes entrevistas muestra caras distintas del mismo prisma. A la tercera pregunta (P), cae la respuesta para este texto (R ):

P.- ¿Qué te exige la arquitectura de un poema?
R.- Me exige una lógica interna de un discurso más cargado hacia la forma en un inicio, pero al final, me es muy importante comunicar algo, dar al que busca (lector), ese hallazgo triunfal, esa posibilidad de regresar al texto y ver más de una cara en él. Lograr que el texto tenga una lectura, digamos, fácil de entrada, en términos generales.
Hacer que el texto sea independiente y que a la vez establezca vasos comunicantes con los que coexiste en el libro.

La repregunta ¿Por qué no tienes remedio?
P.- "No tengo remedio, porque pienso en libro".

Volviendo a la técnica, explica: “Mi técnica es personal (aunque es muy probable que la comparta con muchos), y quiero pensar que ha ido mejorando. Ahora que lo pienso, mi técnica es el reposo, el dejar que el tiempo coloque cada texto en su lugar lógico."

UN HOMBRE QUE CAE ESTÁ ENFERMO DE GRAVEDAD
El libro presentado (el 18 de julio de 2014) obtuvo en 2009, el Premio Sureste de Poesía Roberto López Moreno, Fue un premio modesto que no incluía publicación. Por tres años estuvo esperando ser publicado por una institución que no quiero mencionar hasta que en febrero de este año, gracias al apoyo de Marco Antonio Orozco Zuarth, pude lograr que CONECULTA lo publicara.

P.- ¿Qué tiene este libro que no tengan los demás?
R.- Es un libro donde hay un estilo ya marcado, reconocible, con recursos, si bien no "originales" (quién lo es a estas alturas), sí asimilados y apropiados, amalgamados, mezclados armónicamente y una serie de temas que se enlazan para osarse suavemente en la mente del lector. Es y no es como mis libros anteriores: ves en él un poema extenso y fraccionado como en Eco negro o tiempo de agua o La muerte es un lugar común, pero también puedes percibir los recursos de Viene de antes y Me pregunto si.

CON LOS TIEMPOS A FAVOR
Todos los poemas se pueden escuchar en línea. La tecnología es el plácemes de los poetas en la actualidad. Pueden tener su Fanpage como Eduardo Hidalgo para compartirse con todos. Pueden llegar con las palabras a todas partes y casi en todos los momentos. Al lector, al posible lector, a los amigos y las amigas. Así ha sido el encuentro con un poeta amigo con el que compartimos un encuentro en pleno huracán Stan en el Centro cultural Jaime Sabines, en donde se presentó el libro.

En los tiempos que corren es justo preguntarle al poeta ¿cómo hace las cosas? Y ¿por qué? Por quién, lo dice en entrevistas. Por el hombre que cae de la Torre del Trade World Center el 9 de septiembre de 2011; por el amigo que perdió la vida en un río. Por el que busca su mal en su caída.

En otra pregunta, entreverada, como se ha optado por plasmarlas aquí, el poeta responde que es el único poeta de su colonia y por tanto el más destacado. “Mi manera de escribir parte del caos, normalmente, de una frase que surge de una lectura u otros elementos--entiéndase música, cine, TV, amigos, pareja... Los textos que quizá no son poemas de inicio, sino un pedazo de madera al que voy dando forma encuentran después un lugar en una sección de un libro, o en la papelera de reciclaje.”

El poeta entrevistado ejemplifica su dicho “aquí un intento de poética: Entra un grano de palabras en mi mente, una sólida gota de idea. Mi molesto pensamiento la rodea, la empieza a interrogar, la cubre de capas de juegos y sueños y luz, la cubre la cubre la cubre, la cubre la cubre, la cubre y la rodea hasta una redondez ya soportable. Así nace el poema”.

Del lector (en “Tema de amor”), parece responder: “removerá esta palabra como escombro Abrirá otras palabras como latas Como tapaderas Como puertas o cortinas que  develen lo que quiere ver Lo que quiere oír Se reconocerá en la impudicia del verbo que sembró con beneplácito de muchos La estirpe de esta larga retahíla de mandatos fatuos De tercos atracos al tiempo De señales que fueron marcando los aquís Los allás Como sitios de tesoros falsos Como equis hallazgos Que la harán confundir  el fin Con el final…”

MARCADO POR LA CULTURA Y POR LA COMUNIDAD
Dijeron, en la FM de Tuxtla, que “el poeta está sonando en todos los medios.” En “Charlas culturales”, el 13 de julio, dijo que tiene elementos que lo reúnen, el agua, la piedra, ser huixtleco, ser chiapaneco, pero que más bien se considera un ciudadano del mundo. Que busca, como otros, que su apellido y su familia sea distinguida, que sus amigos lo quieran, que se le quede a alguien, prendido, en el alma.