Ir al contenido principal

la de los hombres pájaro

La artista plástica de Poza Rica
LIVIA DÍAZ / Poza Rica, Ver.- Aunque se le ve poco, y se le promueve mucho, Virgina, registrada en Martínez de la Torre, es oriunda de Poza Rica.
A decir de su hermana Yuria, “es uno de los grandes valores, que aunque ande por tierras morelianas, quiere triunfar en su tierra adonde es poco conocida”, esperemos que sea, además reconocida.
El registro del trabajo de esta artista plástica, quedó en el centro del estado de Veracruz y llegó al norte. Es en esta ciudad, en donde ahora mismo duermen sus grandes hombres pájaro-colibríes, vestidos con medias rayadas sobre el pescante de la avenida Ferrocarril, parada Casa de Cultura.
A un lado de las adormecidas plantas de ornato, (pues en esta administración se acabaron las especies locales), en donde los hombres pájaro de Virginia se levantan sobre sus rostros, ocupando las caras de cada personaje.
Uno a uno, cuadros y esculturas, se acomodaron en las paredes de la recién inaugurada Galería Pablo O’Higgins, y fueron ocupando su sitio.
Aquí una pareja de hombres pájaro monumentales, al centro, se ha quedado cuidando y dando la bienvenida a los visitantes. Miradas elevadas al cielo, dan acceso por encima de su sombra, sostenidos por alas.
Los personajes creados por Virginia Portilla en esta “Metamorfosis”, nos recuerdan esculturas egipcias. Brazos cercenados y alas en vez, de grandes y firmes extremidades inferiores.
Pájaros de buen augurio, que bueno fuera que se quedaran -y entre nosotros- para siempre.
Hombre-pájaro-colibrí mujer y varón, agrupados en familias se hicieron con los elementos: piedra, madera, metal. Figuras “antropozoomorfas” a partir de la deidad primordial, el ave, que reina, con pequeñas alas, luchando por mantenerse en equilibrio sobre su gran tamaño.
Acá otro sobre una escalera. Deteniendo la pared, está afirmando la existencia del suelo. Mientras pienso que estos colibríes que vale la pena conocer, trajeron buenas noticias y me recordaron también cuento de Horacio Quiroga “Las medias de los Flamingos.”